Causas de la infertilidad: mitos y verdades

Si bien hay mucha información aparentemente conflictiva sobre los mitos y realidades de las causas de infertilidad, no te desanimes.

A veces, toda la información relacionada con lo que causa y lo que no causa la infertilidad puede ser vertiginosa. Tratar de separar los hechos de la ficción puede hacer que las parejas se sientan peor que cuando empezaron a investigar. Es importante no desanimarse, y quizás aún más importante, buscar ayuda profesional temprano. El autodiagnóstico no siempre es la mejor ruta, especialmente cuando se trata de un concepto fuertemente matizado como la infertilidad.

Muchas cosas juegan un factor en la capacidad de concebir. Por lo tanto, es casi imposible identificar una sola cosa sin la ayuda de un profesional médico. Respira hondo y tranquiliza tu mente mientras trabajamos para disipar algunos de los mitos más comunes sobre la infertilidad.

La Infertilidad es en Gran Parte un Problema de la Mujer: Mito.

De hecho, los hombres tienen la misma probabilidad estadística de ser la causa de la infertilidad en una relación.

Los hombres representan el 40-50% de los problemas de infertilidad. A pesar de esto, la infertilidad femenina parece ser los que entran en el centro de atención con mayor frecuencia. Esta es la razón por la cual, si crees que puedes estar experimentando problemas de fertilidad, es importante que ambas partes vayan a hablar con un especialista.

Tú y tu pareja deben recordar que sin importar el diagnóstico, están juntos en esto. Los sistemas de apoyo son muy importantes cuando se trata de problemas de fertilidad. Por lo tanto, siempre es necesario poder confiar el uno en el otro.

La Dieta no Afecta la Fertilidad: Ambas.

De hecho, hay alimentos que pueden ayudar a aumentar la fertilidad. Sin embargo, según los estudios de nutrición no se ha encontrado que ningún alimento afecte negativamente la fertilidad.

Dicho esto, la nutrición y el peso corporal son factores muy importantes en cuanto a la fertilidad. Ser poco saludable, ya sea con sobrepeso o bajo peso, puede afectar negativamente tus posibilidades de poder concebir.

Ciertos trastornos de la alimentación también pueden afectar los sistemas hormonales y reducir la efectividad de la ovulación.

Eres Demasiado Viejo: Ambas.

Si bien esto tiene méritos, no hay una época específica en la que la concepción se vuelva imposible. Para las mujeres, después de la menopausia, la concepción natural está en gran medida fuera de la mesa.

Sin embargo, antes de eso, la disminución en la ovulación ocurre de manera progresiva. En el primer año en que una mujer comienza su menstruación, hay un 20% de probabilidades de que produzca óvulos fértiles.
Este número aumenta a alrededor del 90%, mientras que ella alcanza su punto máximo en sus 20 años de edad. Luego, disminuye progresivamente a medida que la mujer envejece.

Cuánto desciende este porcentaje depende en gran medida de cada individuo. Esta pregunta está bajo debate dentro de la comunidad científica.

Lo que la mayoría de las personas no se dan cuenta es que la fertilidad de los hombres también se ve afectada por la edad. A medida que los hombres envejecen, su esperma también envejece y esto puede afectar la motilidad, la calidad e incluso la cantidad por lo que se puede convertir en una de las causas de infertilidad.

Eres Demasiado Joven: Mito.

Siempre que el hombre o la mujer hayan entrado en la pubertad y esté experimentando la menstruación o la producción de esperma, tienen la capacidad de producir un hijo.

La probabilidad de quedar embarazada cambia con el tiempo, pero aún es posible tener un hijo siempre que se estén produciendo células sexuales.

Los Médicos Siempre Saben la Causa: Mito.

En el 10% de todos los casos a nivel mundial, los médicos no pueden identificar una causa exacta de la infertilidad.
Sin embargo, solo porque tu médico no pueda darte una causa específica no significa que no puedas responder positivamente a diferentes tratamientos.

En ciertos tipos de infertilidad idiopática, cosas como la inseminación intrauterina (IIU) y la fertilización in vitro (FIV) han demostrado ser exitosas. Si los tratamientos no producen resultados positivos, la subrogación puede ser una opción para algunas parejas.

No Puedes ser Infértil si ya Tienes un Hijo: Mito.

La infertilidad que sigue a un embarazo previamente exitoso se llama «infertilidad secundaria». Si bien esta no es una experiencia totalmente infrecuente, más de 1 millón de parejas luchan con ella.

La infertilidad secundaria puede atribuirse a la edad, pero también está influenciada por cambios dramáticos en el estilo de vida, o cambios en la salud de cualquiera de los cónyuges.

A veces, la infertilidad secundaria simplemente sucede. En la infertilidad secundaria es un poco más probable que surja un diagnóstico idiopático que en la infertilidad primaria.

Los Hombres Tienen la Misma Probabilidad de ser Infértiles: Verdad.

Los hombres contribuyen a cerca de la mitad de los problemas de infertilidad que experimentan las parejas en todo el mundo. Una falta completa de espermatozoides constituye aproximadamente el 10-15% de todos los diagnósticos de infertilidad masculina.

Sin embargo, una serie de otros factores también pueden ser causa de infertilidad para los hombres, incluidas las opciones de estilo de vida, bloqueos, enfermedades, lesiones, problemas de salud crónicos, entre otros.

Si te Han Diagnosticado Infertilidad Primaria, Nunca Tendrás un Hijo Propio: Mito.

El tratamiento dependerá en gran medida del problema diagnosticable que está causando la infertilidad. Sin embargo, un diagnóstico inicial de infertilidad primaria no significa que no podrás concebir un hijo.

Los nuevos tratamientos como la IIU, la FIV, la terapia hormonal y la intervención médica o quirúrgica para afecciones preexistentes son procedimientos que pueden ayudarte a concebir un hijo por tu cuenta. Si estos métodos fallan, puede ser el momento para que tú y tu pareja consideren la subrogación como una opción.

Los Métodos Anticonceptivos Pueden Causar Infertilidad: Mito.

Si bien los métodos anticonceptivos no han mostrado ningún vínculo con la infertilidad real, muchas mujeres pueden experimentar un retraso en la fertilidad.

Después de suspender los métodos anticonceptivos hormonales, algunas mujeres pueden demorar entre algunas semanas y algunos meses en recuperar un ciclo de ovulación normal.

Otras mujeres puede que no hayan tenido un ciclo normal para empezar. Debido a que los métodos anticonceptivos hormonales liberan sistemáticamente hormonas, pueden enmascarar irregularidades en los ciclos que las mujeres tienen naturalmente.

Esto significa que una vez que una mujer deja de usar métodos anticonceptivos, sus ciclos pueden volverse más irregulares. Por lo tanto, la ovulación puede ser más difícil de determinar con precisión.