Cómo Convertirse En Madre Sustituta: Una Guía Rápida Para Los Curiosos

Conviértete en una madre sustituta - mujer y libros

Convertirse en un sustituto requiere algo más que un corazón amoroso y el deseo de ayudar. Esbozaremos exactamente lo que implica convertirse en una madre sustituta.

Elegir ser madre sustituta puede ser una experiencia increíblemente gratificante. Puedes ayudar a parejas de todo el mundo a alcanzar sus sueños de finalmente poder tener una familia propia. Lo más probable es que ya seas madre, y sabes mejor que nadie que no hay un sentimiento como el de la maternidad.

Si estás considerando seriamente convertirte en madre sustituta, hay muchas cosas de las que tendrás que estar al tanto. No todos los países tienen las mismas leyes y no todas las agencias tienen los mismos requisitos.

Conviértete En Una Madre Sustituta: Qué Se Puede Esperar

Como bien sabes, el embarazo a veces puede ser difícil. Tu cuerpo pasa por una serie de cambios y la gestación de un niño no es una hazaña rápida. Asegúrate de estar a la altura de la tarea tanto en tu mente como en tu cuerpo.

La Subrogación

Si nunca has llevado a un niño con otra familia antes, considera las emociones que inevitablemente estarán involucradas. Sé honesto contigo mismo y con la agencia por la que decidas pasar. Esto no solo te ayudará a mantenerte concentrado y feliz, sino que también ayudará a tu agencia a encontrar la mejor familia basada en tu personalidad y hábitos.

Considera los diferentes tipos de gestación subrogada. Mientras que la gestación subrogada tradicional (en la que proporcionas el óvulo) rara vez se utiliza, la gestación subrogada requiere procedimientos médicos adicionales, pero se considera la mejor práctica.

Los acuerdos de subrogación altruista y comercial pueden estar disponibles para ti. O puede que solo tengas uno u otro como opción, dependiendo de las leyes que rigen tu área. Los acuerdos de subrogación altruista son aquellos en los que la madre sustituta no es compensada por su tiempo y esfuerzos, pero ciertos gastos -como las facturas médicas o algunos gastos de manutención- pueden estar sujetos a reembolso.

El Profesional Sustituto

Casi siempre se sugiere que cualquier madre sustituta elija trabajar en estrecha colaboración con un profesional de la maternidad subrogada, ya sea una agencia de maternidad subrogada de renombre o, como mínimo, una abogada de maternidad subrogada experimentada. Asegúrate de leer sobre las leyes y prácticas en tu área y elige al mejor profesional que se adapte a sus necesidades. Casi todos los profesionales de la gestación subrogada tendrán algún tipo de requisitos de selección que deberás completar antes de continuar con el proceso.

El Plan de Subrogación

Asegúrate de trabajar en estrecha colaboración con los padres y con el profesional de la subrogación. Sé claro al delinear tus metas y deseos para el proceso, y entiende las metas y deseos de los padres. El profesional de la subrogación ayudará a ambas partes a llegar a un acuerdo legalmente vinculante en el mejor interés de todos. Estos planes son a menudo reveladores tanto para los padres sustitutos como para los futuros padres. Ciertas consideraciones como los embarazos múltiples y la interrupción electiva serán discutidas y acordadas durante este proceso.

Conviértete En Una Madre Sustituta: Consideraciones Sobre La Detección

No cualquiera puede ser madre sustituta. Esta es una manera fantástica de asegurar que cualquier candidato a madre sustituta esté a la altura de la tarea de llevar a un niño. Aunque las leyes relativas a los requisitos varían mucho, muchos países tienen requisitos mínimos que las madres sustitutas deben cumplir para poder solicitar un puesto de madre sustituta.

Algunos de los requisitos más comunes para los sustitutos son:

  • Requisitos de edad

La mayoría de las madres sustitutas deben tener entre 21 y 35 años de edad. Esto asegura que la madre sustituta esté en la mejor salud reproductiva posible. A veces, estos requisitos de edad son más jóvenes o mayores, pero entre los 21 y 35 años es un rango general ampliamente aceptado.

  •  Debes Tener Buena Salud Física

Esto significa que las madres sustitutas deben tener un IMC de 30 o menos. No deben estar sufriendo de ningún problema médico continuo, no tener hábitos de drogas, alcohol o cigarrillos, estar libres de ETS/ITS durante al menos 12 meses, no tener antecedentes de depresión posparto o complicaciones de embarazos anteriores, y tener al menos 12 meses libres de medicamentos para cosas como la depresión o la ansiedad.

  • Debe tener un estilo de vida estable

Las madres sustitutas deben demostrar que han estado embarazadas antes. También deben estar criando a sus propios hijos en su propio hogar estable. Específicamente en los Estados Unidos, las madres sustitutas no pueden depender de la ayuda del gobierno y tienen su propio sistema de apoyo estable. También deben estar libres de condenas por delitos graves y tener por lo menos un año entre su último tatuaje o perforación.

Aunque algunos de estos requisitos pueden parecer un poco extremos a primera vista, este tipo de expectativas ayudan a reducir la posibilidad de explotación de mujeres desesperadas y a garantizar que el feto tenga un entorno sustituto estable y saludable.

Conviértete en Una Madre Sustituta: Los Primeros Pasos

Una vez que hayas pasado con éxito todas las pruebas de detección iniciales y cumplido con cada uno de los requisitos de su profesional de la maternidad subrogada, el proceso continuará.

Por lo general, existe algún tipo de solicitud inicial, en la que el profesional de la maternidad subrogada hará preguntas sobre ti y por qué estás interesado en convertirte en un sustituto. Llegar a conocerte mejor es la manera en que te relacionan con los futuros padres.

Es probable que la agencia recopile un historial social y médico más detallado. A menudo se te pedirá que presentes información detallada sobre ti, tu historial médico e incluso el historial médico de tu familia. Es normal que los profesionales te pidan que envíes pruebas de personalidad o que contestes preguntas que están diseñadas para que conozcan tu personalidad.

Después de las solicitudes iniciales y los cuestionarios, es probable que te sometan a un examen físico y a una evaluación en el hogar. Estos son realizados por un médico y un trabajador social, respectivamente. Esto le da al profesional de la subrogación una idea aún mejor de cómo es su vida en el día a día.

Después de estos exámenes, es casi seguro que se te pedirá que presentes una revisión de antecedentes y una evaluación de salud mental. Aunque todo esto puede sonar muy intimidante, ¡solo recuerda lo que querrías saber si alguien llevara a tu hijo por ti! Es importante que cada aspecto de tu vida y situación de vida sea corroborado por profesionales. Esto puede ayudarte más tarde si algo sale mal.

Solo recuerda, no eres el único que va bajo el microscopio, ya que los padres interesados están sujetos a los mismos tipos de evaluación. El objetivo es garantizar que los padres el niño y tú tengan la mejor experiencia posible.

Si tienes más interés en leer sobre cómo convertirse en madre sustituta, no dudes en leer nuestro artículo Las ventajas y desventajas de ser madre sustituta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de su visita. Si está de acuerdo, haga clic en Aceptar y si rechaza, todas las cookies en nuestro sitio web se desactivarán, aunque no le garantizamos un funcionamiento perfecto de las mismas. Más información en nuestra Política de cookies Ver más