FIV y Familia: Cómo Practicar El Autocuidado Durante La FIV

Autocuidado Durante La FIV

El autocuidado durante la FIV rara vez es lo primero en la mente de una mujer embarazada, pero tampoco puede ser lo último.

La infertilidad viene con un torbellino de dificultades, caídas y decepciones para muchos padres. Incluso antes del proceso de FIV puede resultar ser una experiencia angustiosa. Durante el proceso de FIV, los cronogramas son generalmente ajustados, al igual que los presupuestos. Hay un millón de preguntas que deben ser contestadas y obstáculos que deben ser superados. No es inusual que una futura madre pierda de vista su propio bienestar durante el proceso. Pero, por la salud de tu bebé, debes ser consciente de la tuya propia.

Es raro que los amigos, o incluso los miembros de la familia, sepan qué decir o cómo actuar, lo que puede ser extremadamente decepcionante durante un momento tan tumultuoso. Sin embargo, como madre embarazada que está experimentando la FIV, recuerda que es una experiencia de aprendizaje para todos. Mantén las líneas de comunicación abiertas y sé realista con tus expectativas.

Algunas de las cosas más importantes a tener en cuenta son lo que puedes esperar del proceso y cómo reaccionarás. Desde el diagnóstico hasta la transferencia de embriones, cada etapa presenta sus propios desafíos. Asegúrate de encontrar maneras de mitigar tus niveles de estrés y de dedicar tiempo de calidad a aquellas personas que son más importantes para ti.

Cambios de humor durante el tratamiento de FIV

Cuidados Personales Durante La FIV: Qué Esperar

El proceso de FIV puede ser agotador desde el punto de vista emocional, físico y financiero. Para muchas mujeres, puede marcar uno de los momentos más angustiosos de sus vidas. Es importante durante este proceso hablar con otras madres que han experimentado la situación y prepararse para las dificultades que se avecinan.

  • Hormonas, hormonas, hormonas

Las emociones volarán durante los pasos que conducen a la extracción de óvulos y después de que la implantación haya tenido lugar. Muchas mujeres bromean sobre los cambios hormonales y los cambios de humor durante el embarazo, pero durante la FIV, prepárate para la intensidad añadida. A lo largo del proceso hay múltiples tratamientos de fertilidad y medicamentos hormonales que tendrás que tomar.

  • No hay dolor, no hay ganancia

Aunque a menudo son rápidos, los tratamientos de fertilidad pueden causar dolor en algunas mujeres. Dolor durante los procedimientos, dolor en los puntos de inyección, dolores de cabeza, calambres, dolor en las articulaciones, fatiga… mientras que los episodios extremos de dolor deberán ser monitoreados por tu médico, la incomodidad inherente que va de la mano con los tratamientos típicos de FIV tendrá que ser superada por ti y por tus seres queridos. Asegúrate de que sepan lo que pueden esperar y de que estén listos para brindarles apoyo y sensibilidad adicionales durante este tiempo.

  • Niebla mental

Es completamente comprensible que te sientas abrumada con todo lo que está sucediendo. Muchas mujeres informan que tienen dificultad para concentrarse durante las primeras etapas de la FIV. Prepárate para ausentarse del trabajo si tienes un empleo mental o físicamente exigente. Asegúrate de que, aunque la gente tenga naturalmente un montón de preguntas, respeten tus limitaciones y límites.

  • Irritabilidad

Fuera de los cambios de humor hormonalmente mitigados, los tratamientos de FIV ponen a la mayoría de las personas nerviosas. Con el peso de las responsabilidades financieras y la incertidumbre que rodea al embarazo, es completamente natural que las mujeres en esta posición sean un poco más delicadas de lo normal. Si bien es importante encontrar maneras de relajarse y tomar momentos de calma, también es necesario permitirse desahogarse de vez en cuando.

Autocuidado y descanso

Autocuidado Durante La FIV: Proporcionando El Mejor Cuidado

Lidiar con estas dificultades naturales y perfectamente normales puede resultar a veces debilitante. Para asegurarte de que puedas brindarte el mejor cuidado posible, encuentra maneras de relajarte que funcionen para ti.

  • Establece los límites con anticipación

Es bueno ser firme con las personas desde el principio sobre lo que pueden esperar de ti, así como sobre lo que necesitas poder esperar de ellos. Es importante ser claro sin ser grosero, pero hacer saber a la gente desde el principio que es posible que no puedas comprometer fácilmente tus necesidades durante este tiempo. Crea un sistema de apoyo sólido desde el principio y se abierto y honesto con las personas que más te importan, manteniéndolas al tanto de la situación a medida que esta se desarrolla. De esta manera, estarán mejor equipados para proporcionarte la atención que necesitas.

  • Zona de Salida

Todo el mundo tiene una actividad en la que puede dispersarse. Ya sea leyendo, dibujando, o simplemente viendo un poco de televisión. Averigua qué es lo que te ayudará a relajarte. La meditación es algo que funciona para muchas futuras mamás, para que no se sientan presionadas por realizar actividades en las que les hablen directamente. Cualquier mini vacación que tu mente quiera tomar, déjala ir. Inspírate en tu vida diaria, así como en tus amigos y familiaresy.

  •  Busca Apoyo

Busca un terapeuta o consejero. Acércate a tus amigos y familiares con frecuencia. Muchas clínicas pueden sugerir grupos de apoyo en tu comunidad donde puedes ir y hablar con otras familias que están experimentando obstáculos similares. Si te sientes menos social (lo que está perfectamente bien), acércate a cualquiera de las numerosas comunidades en línea. Hay foros, grupos de apoyo, grupos de Facebook y blogs. El Internet está lleno de comunidades positivas y de apoyo fundadas por personas que pueden identificarse de cerca con lo que estás pasando.

  • Crea Un Sistema De Recompensas

Sin lugar a dudas, estarás muy ocupada con tus citas y procedimientos, leyendo, investigando e interactuando con todas las personas que querrán seguir de cerca tu viaje. Asegúrate de crear pequeñas vacaciones o estancias en las que tu pareja y tú puedan disfrutar juntos un tiempo agradable. Crea momentos positivos durante todo el proceso. Trata de crear un horario semi-regular para estas excursiones de modo que ambos tengan pequeños hitos que esperar. Desde los fines de semana lejos o solo un día de spa en casa, crea tiempo para ustedes dos solos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de su visita. Si está de acuerdo, haga clic en Aceptar y si rechaza, todas las cookies en nuestro sitio web se desactivarán, aunque no le garantizamos un funcionamiento perfecto de las mismas. Más información en nuestra Política de cookies Ver más